★★★★ | Muy, pero que muy buena, Películas, Películas vistas en 2014

76. “Upstream Color” de Shane Carruth

upstream_color_27869

76. Upstream Color. Shane Carruth (2013).

Aún no estoy segura de si me ha gustado, voy a ver si me aclaro con la crítica. “Upstream Color” es una película hipnótica, fotográficamente sublime, una dirección muy correcta… caótica, te mantiene en tensión –no sé si por no entender la historia del todo o porque tiene un aura mística infranqueable–… pero hay algo que no me acaba de convencer y tampoco sabría decir exactamente es tal o cual.

La dirección, guión, fotografía, música, montaje, producción y co-protagonización de la película recae en Shane Carruth, que debutó con “Primer” hace ya nueve años, la cual está incluida en el ranking de las 10 mejores película del año por Sight & Sound. Es lo que se dice un director todoterreno que vuelve a explorar la ciencia ficción en este segundo largometraje.

Kris (Amy Seimetz) se ve alejada de su vida cuando un ladrón de poca monta la droga. Pero no se trata de un simple robo, algo más está ocurriendo. Sin saberlo, se ve arrastrada hacia el ciclo de la vida de una presencia que se introduce en el mundo microscópico y pasa por nematodos, plantas y ganado, y así sucesivamente. Por el camino, ella encuentra a otro ser, Jeff (Shane Carruth), uno que le resulta familiar y que también ha sido arrastrado por esa poderosa fuerza. Ambos buscan desesperadamente un lugar seguro entre ellos mismos, mientras luchan para conseguir encajar los fragmentos dispersos de sus destrozadas vidas.

Estamos ante una película bella, enigmática que se traduce en una sublime historia de amor entre un hombre y una mujer que se atraen enredados en el ciclo de vida de un organismo que ambos adquieren a través de una tercera persona. La película se convierte en una ilusión para reunir los fragmentos de unas vidas destrozadas, con trazos alucinógenos, donde los diálogos escasean y en la mayoría de escenas son sustituidos por silencios y sonidos ambientales que son el hilo conductor de la historia. Brillantemente compleja, narcóticamente atmosférica, extremadamente enigmática y extraordinariamente críptica, estamos ente una arriesgada mirada que se palpa y te empapa, que se siente y te conmueve, que te sumerge y te sorprende.

La verdad es que la película tiene como dos fases. La primera abarca los primeros 30 minutos, que es donde el personaje de Amy Seimetz es secuestrada, engañada y atracada. Un ritmo normal, donde más o menos todo el mundo comprende a la perfección. Pero tras acabar el secuestro todo empieza a ser alucinaciones, cerdos, amor, lazos… que si no estás completamente atento puedes acabar pensando que te has tragado 96 minutos de divagaciones.

Por lo que esto puede desembocar en dos situaciones. La quitas y sigues con tu vida como si nada hubiera pasado, o por el contrario, la dejas seguir, que fluya, que te envuelva y quien sabe, quizás llegues a comprender lo que nos quiere decir Shane Carruth. Yo la dejé, la “comprendí” y para mí la película es de 8.5, no sólo por la atmósfera sino porque al final creo que me gustó.

Crítica en Pandora Magazine

Anuncios

3 thoughts on “76. “Upstream Color” de Shane Carruth”

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s