★★★★ | Muy, pero que muy buena, BAFTA 2016, Oscar 2016, Películas, Películas vistas en 2015

306. “La habitación” de Lenny Abrahamson

La_habitaci_n-923468129-large

306. La habitación (Room). Lenny Abrahamson (2015). ★★★

Desde que vi el tráiler por casualidad, el cual estaba enlazado a una película de más “éxito”, sabía que tenía que ver “Room” y no me equivocaba. Brie Larson es de esas actrices que no defraudan en un buen papel dramático de cine indie, ya me lo demostró en “Las vidas de Grace (Short Term 12)”, para mí una de las mejores del 2013/2014. “Room” no es para menos.

Para Jack (Jacob Tremblay), un niño de cinco años, la habitación es el mundo entero, el lugar donde nació, donde come, juega y aprende con su madre (Brie Larson). La habitación es el hogar de Jack, mientras para su madre es el cubículo donde lleva siete años encerrada, secuestrada desde los diecisiete años. Con gran tesón e ingenio, la joven ha creado en ese reducido espacio una vida para su hijo, y su amor por él es lo único que le permite soportar lo inimaginable. Sin embargo, las circunstancias harán que la realidad en la que vivían tenga que desaparecer para crear otra e intentar acabar con la situación.

“La habitación” es un dramón dividido en dos partes, que vamos desenvolviendo poco a poco, donde la dirección de Lenny Abrahamson es formidable, pero en donde gana de verdad es en la historia/guion de Emma Donoghue. Por un lado está la parte de la habitación y por otro la del mundo real. En la primera parte los personajes sólo tienen que sobrevivir en donde están, ocuparse de su día a día y poco más. En la segunda parte el mundo real que tanto ansía Joy para ella y su hijo se les viene encima.

Brie Larson, en el papel de Joy, ha creado en una habitación, un mundo entero para su hijo. Desde que comienza la película vemos los esfuerzos de la madre para que impere la normalidad en el cubículo, a pesar de la limitación y los abusos por parte de su captor. El niño no sabe que están secuestrados, sino que ellos son reales y lo de fuera es irreal. Sin embargo llega un momento de no retorno para Joy y su hijo, su secuestrador le confiesa que se ha quedado sin trabajo, lo que significa una mayor limitación para ellos.

Por ese motivo, Joy, decide contarle la verdad a Jack. Que existe el mundo, que allí fuera todo es real y que la vida se extiende fuera de ese cubículo con claraboya. A pesar de Jack no la creerá al principio, al final lo acepta y su madre le cuenta un plan para escapar, donde el niño será el protagonista.

Una vez fuera, las cosas han cambiado, han pasado siete años, su familia, amigos… el mundo ha cambiado sin Joy y eso será un gran peso. Empieza a replantearse su vida, si ha hecho lo suficiente por su hijo dentro de la habitación, comienzan las culpas de porqué llegó allí y es difícil afrontar.

La película está basada en la novela homónima de Emma Donoghue, la cual se encarga de escribir el guión. La película es desgarradora, para que mentir. Mientras que Brie Larson aporta la fuerza dramática, Jacob Tremblay nos da esa visión infantil tan diferente a la realidad y a la vez tan cautivadora. Ambos derrochan química y verdad en la primera parte de la película. Están metidos en un espacio único mostrándonos una difícil situación y de vez en cuando, consiguen sacarnos una sonrisa y hacernos partícipes de la situación. Mientras que en la segunda parte, se amplía el casting y a través de las situaciones que viven cada uno, veremos cómo se irán desarrollando y adaptando.

A mí personalmente me ha encantado. Es muy dura, sí, pero también es interesante ver que con la libertad y el mundo real puede ser un hándicap. Que una persona fuerte y luchadora a veces se derrumba cuando el propósito de su vida cambia y se ve “liberada”. La verdad que transmite la película y los personajes hace que vivas con ellos la situación, esperando su pequeño milagro y que sepan afrontar lo que se les viene encima. Porque no es sólo que hayas estado secuestro parte de tu adolescencia, hayas recibido abusos, maltrato y demás vejaciones, sino que ahora tendrás que enfrentarte a la crueldad, interés y frialdad del mundo real, algo en lo que un personaje había perdido la práctica y el otro ni se lo imaginaba.

¿Qué nota le ponemos? Para mí se merece buena nota, se quedará en un 85/100, porque me ha encantado (y el re-visionado también). Además hay que destacar a Jacob Tremblay por el impresionante trabajo que se marca y que no reconocieron y los múltiples premios, incluido el Oscar, que ganó Brie Larson por este papel, aunque para mí, lo mereció más en “Short Term 12”. Una de las mejores películas del año.

Anuncios

10 thoughts on “306. “La habitación” de Lenny Abrahamson”

  1. Todos tenemos un motivo por el que pelear, nuestros progenitores, nuestra pareja, nuestros hijos asimismo por uno mismo,
    jamás olvidemos que son el centro de nuestro equilibrio,
    porque el hecho de querer lo mejor para ellos para nosotros es que logramos hasta lo imposible, y cuando creas
    que ya no das más, que ya no aceptas esa situación no pierdas
    de foco que lo haces por amor y convicción.

    Le gusta a 1 persona

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s