★★★½ | Supera la media, Películas, Películas vistas en 2016

314. “Un día perfecto” de Fernando León de Aranoa

Un_d_a_perfecto-269775330-large

314. Un día perfecto. Fernando León de Aranoa (2015). ½

A veces hay películas que no te llaman la atención cuando se estrenan o que el simple hecho de preguntar de qué va y que te contesten “de unos que intentan sacar a alguien de un pozo pero no tienen cuerda” pues te echa para atrás, pero si a veces, en vez de retroceder das un paso hacia delante y das un paso, puede que disfrutes, cosa que me ocurrió a mí con “Un día perfecto”.

Un grupo de cooperantes en los Balcanes, quiere sacar un cadáver de un pozo para que se vuelvan a abastecer los habitantes de la zona, pero la situación se convertirá casi en un epopeya tras romperse la cuerda.

Tenemos un reparto muy coral, donde todos tienen cabida y drama. Benicio del Toro encabeza el cast internacional, interpreta a Mambrú, el jefe de su grupo, cuyo objetivo es volver a casa por fín. Tim Robbins interpreta a B, un personaje que no sabe lo que quiere, que no tiene vínculos emocionales más allá de donde está y que no quiere volver a casa, porque por muy loco que esté le gusta lo que hace. Sophie, interpretada por la francesa Mélanie Thierry, es la nueva cooperante del grupo, una idealista que cree en las normas. Otra de las chicas del grupo es Katia, interpretada por Olga Kurylenko, una antigua amante de Mambrú que está aquí para hacer un control y ver si seguir cooperando o acabar con su estancia. También tenemos a Damir, Fedja Stukan, que es un habitante de allí, traductor, que les ayuda, cuyo único deseo es que acabe la guerra. Por último tenemos a Nikola (Eldar Residovic), un niño al que Mambrú coge cariño, cuyo único deseo es tener una pelota.

Fernando León de Aranoa nos presenta una situación sencilla y habitual para el grupo de cooperantes: sacar un cadáver de un pozo que alguien arrojó para corromper el agua y desabastecer a la zona, bien por provecho propio o bien por vengaza. Sin embargo la situación se convierte casi en una misión imposible, donde la irracionalidad toma el control y los personajes acaban actuando como cobayas en un laberinto de tierra minada.

A caballo entre el drama y los puntos cómicos, Fernando León de Aranoa escribe un guión sólido sobre un acontecimiento bélico pero sin ningún momento de acción, sino que es la situación en la que está ambientada, pero ello no condiciona a ver a gente disparando, sino que vemos directamente las consecuencias que vienen detrás de los disparos: miedo, desconfianza, venganza, situaciones imposibles… y ahí es dónde juega bien nuestro director, a pesar de que no le guste que le etiqueten como director de cine social, es lo que mejor sabe hacer: retratar la situación a través de los personajes.

Lo que pudo ser algo sencillo, se convierte en una epopeya en la zona de conflicto, nadie confía en los extranjeros, ya que estos vienen con la guerra como buitres, también puede que no les convenga ayudar, o teman por su seguridad. Una situación que se tomarán con humor e irán abordando a través de las distintas personalidades que forman el grupo. Durante este recorrido vamos descubriendo detalles de los personajes, aunque con el que más llegamos a conectar es con el de Mélanie Thierry, ya que es la nueva, como el espectador, y ve todo con nuevos ojos, con las reglas que le explicaron y vive con incredulidad ciertas situaciones, sin contar con que todo lo absorbe, el dolor, el drama… hasta que Mambrú le explica como sobrevivir allí: hay que dejar las cosas atrás, centrarse en lo que tenemos entre manos, si no te afectará.

Resumiendo, “Un día perfecto” me ha gustado más de lo que esperaba, es un drama, pero el tono cómico/sarcástico ayuda, sobre todo gracias al personaje de Tim Robbins. La fotografía es otro factor a tener en cuenta, buenísimo, muy luminosa a pesar del retrato bélico, aprovechando el entorno para crear cierta tensión. Los actores están en su sitio, muy bien dirigidos, sin embargo a mí lo que más me ha faltado ha sido garra, suavizar la situación es normal, pero no hasta el punto de quitarle todo el peso. Una solución, una conclusión o moraleja es lo que me ha faltado como estímulo final para pasar a ser algo muy bueno. Mi nota es de 7, porque a pesar de que le falta algo de garra, me ha gustado.

Un_d_a_perfecto-736283073-large

Anuncios

9 thoughts on “314. “Un día perfecto” de Fernando León de Aranoa”

      1. Si tienes razon…esas las vi…y estan muy bien tambien…Lo del Oscar no me convence…es muy relativo…lo mismo han premiado a grandes peliculas…que dejado fuera a otras mejores y sobre todo en las actuaciones hay muchas injusticias…Los premios no me dicen mucho…

      2. Las injusticias de los Goya son muy épicas, yo no entiendo muchas cosas. Por ejemplo ¿por qué nominan a actores internacionales si no tienen posibilidad ninguna de disputarse el galardón? Para darle “standing”, que se lo ahorren y nominen a actrices nacionales, que les ayudarán más a la hora de su carrera, sin embargo la Academia necesita renovación, porque están muy atados en corto, mentalmente hablando.

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s