★★★★★ | ¡Masterpiece!, Películas, Películas vistas en 2016

387. “El Crepúsculo de los Dioses” de Billy Wilder

sunset blvd

387. El Crepúsculo de los Dioses (Sunset Boulevard). Billy Wilder (1950). ★★★★

Billy Wilder co-escribe junto a Charles Brackett una de las películas cumbre de la transición del Hollywood de la edad dorada al Hollywood que se asemeja al que hoy día conocemos, a través de la historia de una estrella de cine acabada, nos relata con sordidez el lado oscuros del cine, una exposición contundente amenizada por la maravillosa música de Franz Waxman.

Joe Gillis (William Holden) es un guionista en horas bajas que acaba atrapado en la mansión de Norma Desmond (Gloria Swanson), una antigua actriz de cine mudo incapaz de aceptar el ocaso de sus días de estrella, la cual sueña con retornar de la mano del mismísimo Cecil B. DeMille, gracias a un guión que está escribiendo de la Salomé bíblica. Lo que empieza como un acuerdo de trabajo, acaba siendo una desgarradora y trágica historia que refleja la locura del olvido y las consecuencias de intentar aprovecharse de alguien.

Billy Wilder nos atrapa desde la escena inicial con los coches de policía acudiendo a una escena de crimen, allí en un imposible plano para la época, vemos un cadáver en la piscina, amenizado con la narración en off del mismísimo cadáver, explicándonos como llegó allí. Curiosamente esta escena no era la original, sino una en la que el protagonista mantenía una conversación con otro cadáver en la morgue, sin embargo en los primeros visionados de prueba, la escena más que meternos en la película, la gente acababa riéndose de la situación, así que se sustituyó por esta que acabo de describir, que además es muy icónica.

Tras eso, un flashback nos lleva a la vida de Joe Gillis, interpretado magníficamente por William Holden, un guionista en horas bajas que está atormentado por las deudas, la falta de trabajo y cierto bloqueo. En el transcurso de una visita a un productor para vender uno de sus guiones, conoce a Betty Schaeffer, interpretada por un rostro fresco: Nancy Olson, la cual estuvo nominada a los Oscar por su papel, la que será el interés romántico del protagonista, aunque hay muchos impedimentos para que lleguen a estar juntos.

De camino a casa tras la poco fructífera reunión, se topa con los cobradores que querían quitarle su coche y por casualidad, huyendo de ellos, se le pincha una rueda del coche y acaba en lo que parece una abandonada y destartalada mansión del Hollywood dorado de los años 20, sin embargo sí está habitada, por nada más y nada menos que Norma Desmond, interpretada por una grandiosa Gloria Swanson, que tras un encontronazo verbal en una rocambolesca situación con cierto tono sórdido, acabará ofreciéndole un empleo como corrector de su guión a Joe Gillis y este creyendo que se puede aprovechar de la situación, acepta. A partir de aquí, para desgracia de ambos, empieza a formarse la atmósfera que nos llevará a la situación que Billy Wilder nos enseñaba en el prólogo de la película.

“El Crepúsculo de los Dioses” es una sorprendente historia rodada en los 50’s que se encuentra con situaciones a la orden del día. Numerosos actores, antaño grandes estrellas hollywodienses (no sólo hay casos allí, sino aquí también hay actores olvidados), son olvidadas sin ningún miramiento por los directores, productores y directores de casting como si todo lo que han aportado a la meca del cine, no fuera suficiente para tener una oportunidad de vez en cuando. La excusa de “el cine está cambiando constantemente” es la cita perfecta para descartarlos, como es el caso de nuestra particular Norma Desmond. Actualmente también ocurre, lo que pasa es que estamos teniendo un resurgimiento (de ciertas actrices) a través de la televisión bastante interesante, como es el caso de Jessica Lange, Kathy Bates (ambas en ‘American Horror Story’), Lily Tomlin (junto a Jane Fonda en ‘Grace & Frankie’) o Winona Ryder (con el bombazo veraniego de ‘Stranger Things’), por poner un ejemplo, a lo mejor no son las más indicadas, pero son las que se me han venido a la cabeza.

La película de Wilder tiene una doble particularidad: los personajes y actores se parecen más de lo que podríamos creer a simple vista. Me explico:

Gloria Swanson/Norma Desmond, se hallaba en un impasse en su carrera, tras haber sido una gran estrella, nominada al Oscar hasta en 2 ocasiones (en una 3ª ocasión tras esta actuación), su carrera se vio truncada probablemente con “La reina Kelly (Queen Kelly)”, financiada por su amante Joseph P. Kennedy (sí, el patriarca de los Kennedy) y dirigida por Eric von Stroheim. A partir de ahí, rodó un par de películas más, pero hasta “El Crepúsculo de los Dioses” no obtuvo el mérito que se merecía en esta nueva era cinematográfica. Con este director nos llega la 2ª casualidad, von Stroheim interpreta a Max, el mayordomo de Norma Desmond, donde averiguaremos conforme avanza la película, que él también era director de cine (descubridor y primer marido) y que su carrera se truncó más o menos por la misma película que Desmond, y en la vida real la de Swanson también. Además, cuando se hace la proyección de cine en la mansión, la película que vemos es la nombrada, “La reina Kelly”, una gran ironía para los actores.

Por otro lado tenemos a William Holden, el cual a pesar de no dejar de trabajar, tras un buen comienzo siendo uno de los rostros bonitos de Hollywood, llegó a un momento de monotonía y de encadenar producciones mediocres que le alejaban de ser uno de los grandes nombres. Esta película fue su primera nominación al Oscar y el trampolín definitivo para ser uno de los grandes mitos del séptimo arte. Le pasaba un poco como a su personaje, aunque no acabó ni igual ni tuvo la misma mala suerte.

“El Crepúsculo de los Dioses o Sunset Blvd.” cuenta con cameos de lujo, como es el del propio director Cecil B. DeMille, que trabajo en numerosas producciones junto a Gloria Swanson, otra “coincidencia” de su personaje, o los olvidados actores Buster Keaton, Anna Q. Nilson o H.B. Warner, grandes actores del cine mudo que poco a poco fueron descartados por Hollywood.

A mí particularmente me ha gustado mucho, ese estilo característico de Billy Wilder es maravilloso, un gran cuidado en los detalles, el vestuario de la grandísima Edith Head, un emplazamiento magnífico, unos diálogos únicos, ácidos y con cierto tono a comedia negra, la dirección actoral implacable y momentos para la retina que elucubraron a la película a lo que es: una obra maestra. No sólo a nivel de cinta, sino también sobre la decadencia de Hollywood, la decadencia humana, lo que está dispuesto a hacer uno por el éxito, una locura con personajes inolvidables y mil veces citados, copiados y elogiados, con esa atmósfera thriller y amenizada por una portentosa banda sonora. Una maravilla que hay que ver al menos una vez en la vida, ya que merece la pena cada minuto que dura.

No voy a ponerle una nota, porque para mí es una película de 5 estrellas, puede que haya películas de Wilder que me gusten más, sin olvidar que la gran vencedora de los Oscar de ese año fue “Eva al desnudo” ganadora de 6 galardones, pero por mensaje, atmósfera, actores y dirección se merece ser una de las grandes obras de la cinematografía.

Anuncios

4 thoughts on “387. “El Crepúsculo de los Dioses” de Billy Wilder”

  1. Pingback: Sagar Media News
  2. Pingback: Ind Mine News

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s