★★★★ | Muy, pero que muy buena, Películas, Películas vistas en 2016

389. “(500) Días Juntos” de Marc Webb

five_hundred_days_of_summer_xlg

389. (500) Días Juntos ((500) Days of Summer). Marc Webb (2009). ★★★★

Chico conoce a chica. Chico se enamora de chica. Chica no cree en el amor, más que nada por la disolución del matrimonio de sus padres cuando era niña. Chico sigue enamorado, a pesar de tener claro que ella no busca una relación, cosa que el director Marc Webb nos lo aclara concienzudamente desde el inicio de la película, es más, recalca que la película es más bien la historia de una ruptura. A pesar de las señales de advertencia, albergamos cierta esperanza de que al final sólo sea un bulo y acabe todo con el “felices para siempre” de las comedias románticas.

Tom (Joseph Gordon-Levitt), a pesar del cinismo generalizado del mundo moderno sobre el amor, el sigue creyendo en la predestinación y que el amor te golpea como un rayo. Summer (Zooey Deschanel) no cree lo mismo. La mecha se enciende desde el primer día, cuando Tom, un arquitecto que se conforma escribiendo tarjetas de felicitación, se encuentra con Summer, la secretaria del jefe. La historia de Tom y Summer cubre todo el proceso de su relación, un caleidoscópico retrato del por qué y el cómo para encontrar sentido al amor y entrever entre los retazos de ambas partes, la realidad.

Todos los procesos de nuestra vida son complicados o acaban de una forma totalmente distinta a cómo imaginabas al principio. Casi nadie comienza una relación romántica (seria) con la idea de que tenga una fecha de caducidad, aunque con un felices para siempre tampoco, todo requiere un proceso, trabajo y quien diga que no, miente descaradamente. Pero eso se puede aplicar a todo lo que hacemos, cuando comienzas un proyecto en tu vida, tienes que echarle horas, esfuerzo y empeño, sino pues se va al traste. Pero si en ese proyecto común y ambos no reman con la misma intensidad, en vez de ser una proyecto común paralelo, acaba siendo un proyecto que se va al traste por las distintas formas de verlo. Eso es lo que le ocurre a nuestra pareja, a grandes rasgos.

Marc Webb nos presenta una historia con tintes autobiográficos, con la particularidad de estar basada en el punto de vista masculino y una narración no lineal, lo que la hace diferente e interesante. Tom Hansen, interpretado por un más que correcto Joseph Gordon-Levitt, es una persona normal que se enamora y empieza a ver un futuro común, a pesar de la reticencia de Summer, interpretada por Zooey Deschanel, y dejarle los puntos claros de los términos meramente amistosos de la relación, la relación empieza a convertirse en algo más que amistad, aunque ella no está dispuesta a admitir que le gusta él. A través de una narración bastante dispar, podemos ir viendo qué falló en la relación y qué es lo que esperaba Tom de la relación, su forma de verla y la manera de ocultarse a sí mismo los hechos que le ponían entredicho que eso tuviera futuro.

Es muy interesante, a la par que triste, ver como nuestro protagonista vive la historia con Summer, sin embargo ha ido construyendo su propia irrealidad, hasta situarnos en los últimos días de relación y darnos cuenta de que las visiones de las expectativas y la realidad difieren muchísimo de lo que ocurrirá. No todo es perfecto y es maravillosamente impresionante ir dándote cuenta de qué falló a la vez que el propio protagonista, porque tú, como él, ves un futuro, sin embargo Webb siempre nos advirtió que todo no era tan sencillo.

La vida es así, un mismo acontecimiento vivido por dos personas tiene tres realidades: la que tu le quieras dar, la que ella le quiera dar y la imparcial, que es la que ocurrió de verdad, sin interpretación alguna. Eso en el mismo momento en el que ocurre no nos damos cuenta, sin embargo a la hora de recordar algo que es importante, con el paso del tiempo, al final nos vamos haciendo más neutrales, como nuestro protagonista, y podemos ver que la distancia pone los hechos en su sitio y se aclara, de cierta forma, proyectándonos algo que podría ser más real que lo que creíamos en un principio.

¿Le ponemos una nota? El debut cinematográfico del director de “The Amazing Spider-Man” y su secuela “The Amazing Spiderman: El poder de Electro” es más que interesante, es más, se podría decir que en las dos películas de Spiderman abordan una relación humana entre protagonistas más desarrollada de lo habitual, hecho que a mí, personalmente, me gustó mucho, sin embargo quedaba un poquito desequilibrado viéndolo en un blockbuster palomitero al que acudes para ver a Spiderman trepando muros. Mi nota es de 8 para “(500) Días juntos”, me pareció muy interesante y muy recomendable.

Anuncios

1 thought on “389. “(500) Días Juntos” de Marc Webb”

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s