★★★½ | Supera la media, Películas, Películas vistas en 2016

391. “Southpaw” de Antoine Fuqua

southpaw-poster

391. Southpaw. Antoine Fuqua (2015). ★★★½

Cuando se empezó a hablar de “Southpaw” me llamó poderosamente la atención, sobre todo teniendo en cuenta que Jake Gyllenhaal lleva encadenados una serie de buenas actuaciones, “Enemy”, “Prisioneros”, “Nightcrawler”, así que esta película estaba entre mis pendientes, a pesar de la poca difusión que tuvo en España.

Billy Hope (Jake Gyllenhaal) es el campeón de los pesos medios en boxeo y tiene una vida bastante buena junto a su mujer Maureen (Rachel McAddams) y su hija Leila (Oona Lawrence), sin embargo un día todo cambiará en su vida y se hundirá en la desgracia, tanto a nivel profesional como personal.

Kurt Sutter escribió este proyecto pensando en Eminen, como una secuela de “8 Millas”, con tintes biográficos del rapero, sin embargo la película empezó a dar volantines por distintas distribuidoras hasta que cayó en manos de Antoine Fuqua, el cual eligió a Jake Gyllenhaal y Eminen se quedó en la producción musical aportando varios temas, junto al fallecido compositor James Horner, siendo esta su última aportación.

“Southpaw” es un interesante drama con un trasfondo deportivo, escrita por el creador de la serie ‘Hijos de la Anarquía’, Kurt Sutter nos muestra la historia de alguien que está en su mejor momento, lo hunde hasta el cuello en desgracia y luego deja que el mismo intente salir de ahí, contándonos una historia de superación.

La película comienza mostrándonos a Jake Gyllenhaal concentrándose para entrar en una pelea para revalidar su título de campeón en boxeo, en la escena posterior veremos la veneración que siente el personaje de Billy Hope por su mujer Maureen, interpretada por Rachel McAdams. Tras el combate la pareja se retira a su casa, donde su hija Leila, Oona Laurence, orgullosa y fiel admiradora de su padre, le espera para que le dé su beso de buenas noches. Lo que viene a ser una familia feliz, que lo tiene todo.

Tras esta introducción tan idílica, ya te empiezas a imaginar que todo no será un cuento de hadas y que algo tiene que ocurrir para que sea el punto de inflexión que haga a nuestro protagonista cambiar. Pues bien, ese punto llega en una fiesta/homenaje que le hacen a Billy, donde explica cómo conoció a su mujer y cómo empezó su carrera, todo muy brevemente. Después, tras un confuso e impulsivo momento en el que Billy se enfrenta verbalmente a un aspirante al título, llega la oscuridad para el personaje.

Todo lo que tenía, lo ha perdido junto a su mujer. Por si fuera poco, su espiral autodestructiva hará que su hija acabe en manos de los servicios sociales, un lugar oscuro, en el que él se crió, haciendo que su vida se desmorone completamente, ya que ha perdido la confianza de la única persona que le quedaba. A partir de ahí, el camino hacia la redención se construirá paso a paso.

Sin ser argumentísticamente gran cosa, porque la premisa es sencilla y la resolución también, tenemos una película muy interesante. Jake Gyllenhaal en estado de gracia, nos muestra a un hombre básico e impulsivo, cuyo único conocimiento es su familia y boxear, que acabará roto y destrozado por algo que a lo mejor podía haber evitado, sin embargo, el daño está hecho y a partir de ahí, hay que redimirse paso a paso. Rachel McAdams nos presenta a Maureen, un personaje con pocos minutos pero con una gran presencia en pantalla, una mujer fuerte y determinada, que dejará su presencia marcada en el resto de la película. Por otro lado está Oona Laurence, la hija de ambos, cuya posición hará que su padre levante cabeza para volver a ganarse su confianza. Por último está Forest Whitaker, el entrenador que ayudará a Billy Hope a ser quien era. Con cuatro personajes, con un gran bagaje emocional, Kurt Sutter y Antoine Fuqua nos traen una película muy bien encaminada, sin pretensiones, cuyo objetivo es contar una historia.

“Southpaw” no pretende ser “Million Dollar Baby” ni “Toro Salvaje”, por lo que ya de entrada gana, sino que pretende ser noble, emotiva y arrolladora y eso lo consigue, tanto por la interpretación como por la franqueza en la dirección de Antoine Fuqua, el cual sin ser un director innovador, nos ha dado planos concienzudamente realistas de una pelea de boxeo, con unos planos sorprendentes.

¿Le ponemos una nota? Pues para mí se va a quedar en un 7.5 (aunque le pondré 3 estrellas y media). Probablemente no sea para esa nota ya que desarrolla todos los tópicos de un drama deportivo, “estrella en la cima – revés en la vida – redención que te crió”, sin embargo la nobleza de los personajes y las interpretaciones son un punto más que a favor de la película, mereciendo un halo de distinción respecto a otras películas básicas del género.

Anuncios

5 thoughts on “391. “Southpaw” de Antoine Fuqua”

  1. Como bien dices, no es gran cosa argumentalmente, pero tiene a Jake Gyllenhaal dándolo todo en interpretación, además de un apartado técnico exquisito (el plano secuencia del combate, para mí, casi lo mejor).

    Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente, esa es una gran escena. Fuqua no innova, pero sí que hace unos planos excelente en los combates, no tiene nada que envidiar a otras películas, además, no se hace ni cansina, ni demasiado dramática, ni angustiosa. Está muy bien pulida. A mí me gustó mucho, además de Gyllenhaal, la niña Oona Laurence y Rachel Adams no están nada mal.

      Gracias por pasarte :)

      Le gusta a 1 persona

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s