★★★★ | Muy, pero que muy buena, Oscar 2015, Películas vistas en 2016

420. “Descifrando Enigma” de Morten Tyldum

the imitation game

420. The Imitation Game (Descifrando Enigma). Morten Tyldum (2014). ★★★★

Ganadora del Oscar al mejor guión adaptado por Graham Moore y nominada a otros 7, entre ellos mejor película, actor, actriz de reparto y dirección. Candidata a 9 BAFTA, 5 Globos de Oro, 3 SAG, etc… pero, fue de las grandes “perdedoras” en pos del “Birdman” de Iñárritu.

Biopic del matemático y criptógrafo británico Alan Turing (Benedict Cumberbatch), famoso por descifrar los códigos secretos nazis que cifraba la máquina Enigma, hecho que determinó el devenir de la II Guerra Mundial. Lejos de ser admirado y laureado, todo quedó en secreto durante más de 50 años, mientras que Turing fue acusado y juzgado por homosexualidad.

La película comienza con la policía en una casa, en la cual han entrado a robar, pero el dueño insiste en qué no le falta nada, cosa que el policía cree incierto y empieza a investigar sí el dueño de la casa esconde algo extraño. Por otro lado, vemos al dueño de la casa, Alan Turing, interpretado por Benedict Cumberbatch, en comisaria contándole una historia al policía que sospechaba de él. Y en la tercera línea de temporal, vemos como comenzó Alan Turing a trabajar para descifrar la máquina Enigma.

Poco a poco, estas tres líneas se desdibujan para mostrarnos una historia completa, que acaba siendo cómo el policía “descubre” la homosexualidad de Alan Turing, por lo cual es interrogado y a partir de ahí el le cuenta su devenir en la II Guerra Mundial y todo lo que hizo por su país, sin que años después se sepa un ápice de su aportación. Esta historia, además está acompañada de flashback en la que vemos al joven Alan, cuando la historia lo requiere, hablar con un amigo de la infancia al que hace referencia en varias ocasiones.

Sinceramente “The Imitation Game” me ha gustado mucho. Primero por la narración, esa urgencia que le imprime el guión y el montaje es algo que le viene muy bien. Y después por el propio Alan Turing, precursor de la informática moderna y padre de la ciencia informática, una persona que según los historiadores salvó alrededor de 14 millones de personas al descifrar el código Enigma; sin embargo fue olvidado por ser homosexual, condenado por depravación hasta el final de sus días. Una persona olvidada hasta que fue exonerado en 2013.

La película producida por los hermanos Weinstein, nos trae una historia muy bien narrada, lo suficientemente desconocida para dejar huella en los espectadores al saber sobre ese persona real, centrándose en el personaje principal, sin dejar que le quite protagonismo las historias secundarias, con una dirección clásica, un montaje elegante, introduciendo flashbacks adecuadamente, cuando son necesarios y no abusando de manera impulsiva. Sin necesidad de centrarse en acciones bélicas, nos sumerge perfectamente en la ambientación  en la que está anclada, focalizando la película en los diálogos y la interacción del protagonista con los secundarios.

Benedict Cumberbatch ha sabido llevar magníficamente el peso de la película, ha sabido meterse magníficamente en la mente del protagonista, regalándonos una interpretación magistral llena de matices, transmitiendo en todo momento lo que sentía el personaje, haciéndose ver inteligente cuando era necesario, vulnerabilidad, carisma, dolor, soledad… esa diferencia, que el mismo palpa y que le apartaba del resto.

Al personaje principal le acompaña Joan Clarke interpretada por Keira Knightley, quedándose en segundo plano, la actriz hace una buena interpretación llegando a comprender al personaje de Alan Turing y siguiéndolo hasta las instalaciones secretas del MI6 para descifrar Enigma. También tenemos a Mark Strong como  cabecilla del MI6, el cual también está impecable en su papel. Y tampoco nos podemos olvidar de Matthew Goode, el compañero y rival de Turing para descifrar Enigma.

¿Le ponemos una nota? Pues para mí se va a quedar en un 8. Puede que para algunos peque de ser una fórmula perfecta para ser candidata a los Oscar, cosa que tampoco le ayudó demasiado ya que ese año se dividieron los premios entre “Birdman”, “Gran Hotel Budapest” y “Whiplash”, robándole su paisano, Eddie Redmayne, el Oscar a ‘Mejor Actor’ por “La teoría del todo”. Es más, creo que ese año, fue uno de los más repartidos, había grandes películas, era muy difícil acabar decidiéndose por alguna. Pero para mí es algo más que una fórmula, es conocer, en cierta medida, a una persona muy importante, incluso, porque no, un héroe que salvó millones de vidas, que fue ignorado a conciencia, por no ser lo que los límites establecen.

Anuncios

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s