★★★★ | Muy, pero que muy buena, BAFTA 2017, Oscar 2017, Películas vistas en 2017

424. “Hasta el último hombre” de Mel Gibson

129591.jpg

424. Hasta el último hombre (Hacksaw Ridge). Mel Gibson (2016). ★★★★

El año pasado entre los favoritos para los Oscar se metió “Hasta el último hombre (Hacksaw Ridge)” hasta en seis categorías –película, director, actor, montaje, sonido y efectos sonoros–, arrebatándole el Oscar a ‘Mejor Montaje’ a “La La Land” o “La Llegada” (eran de mis favoritas) y el de ‘Mejor Sonido’, que habiéndola disfrutado en V.O., gracias a la generosidad de Emon Films por hacerme llegar un par de copias, es un galardón prácticamente indiscutible.

Basada en hechos reales. Desmond Doss (Andrew Garfield) es un joven que participó en la sangrienta batalla de Okinawa, durante la 2ª Guerra Mundial. Tras pasar por un consejo de guerra por ser objetor de conciencia y negarse a portar un arma, recibió la Medalla de Honor del Congreso por su actuación en el Pacífico, salvando la vida de un gran número de soldados.

Mel Gibson retornó a la dirección 10 años después de “Apocalypto” y también delante de la cámara con “Blood Father” tras unos años de sequía cinematográfica, es más, no le recuerdo una actuación medianamente decente desde 1995 y su William Wallace en “Braveheart”, o en el 2000 con “El patriota”, pero eso es harina de otro costal, aquí está detrás, moviendo los hilos de la película y por cierto, están muy bien movidos.

Es ya de sobra conocido por todo aquel que me lee asiduamente, o que ha leído mis reseñas de películas bélicas como “El Francotirador” o “Fury”, que el género bélico no es de mi favorito, es más, aparte de esas dos y “Zero Dark Thirty (La noche más oscura)”, no creo que tenga mucho más repertorio reseñado en el blog, aunque poco a poco espero ir supliendo esa carencia, ya que me he visto unas cuantas y podría equilibrar la balanza.

Mediéndonos de lleno en “Hasta el último hombre” tengo que decir que me ha gustado. Tiene cierto regusto a homilía religiosa en ciertos momentos, pero yo opté por dejarlo en segundo plano y centrarme más en el discurso del personaje y película, que en ese recurso habitual de las producciones de Gibson.

La película tiene tres partes diferenciadas. La primera consiste en conocer al personaje, su vida, sus antecedentes, la familia, su padre, interpretado por Hugo Weaving y cómo conoció a su mujer, a la que da vida Teresa Palmer. Esta parte, para mí es la más floja, porque el romance está cogido con pinzas, como casi todos los que no se centran verdaderamente en ello, ya que no es lo que quieren contar, sino que es más bien transición para hacer crecer al personaje.

Después, el segundo acto, es la formación como soldado de Andrew Garfield y su obstinación,  creencia y determinación de no portar armas. Esto le llevará a un juicio militar del que saldrá indemne, no sin sufrir lo suyo, para poder formarse como médico militar. Esta parte me recordó un poco a “La chaqueta metálica”, más por Vince Vaughn dando voces, que por otra cosa, pero en sí, está muy bien, te mete de lleno en la película.

Por último, la tercera parte es sin duda la mejor. Las escenas bélicas son absolutamente brutales, prácticamente carente de efectos digitales en pos de veracidad frente a la cámara para hacer más cruenta la batalla. Explosiones por doquier, soldados reventados por todos los ángulos, disparos en todas direcciones y Andrew Garfield como si de Spider-Man se tratara, esquiva, ayuda e intenta sobrevivir al infierno. Todo un bombardeo audiovisual que te deja con la boca abierta. De las mejores escenas bélicas que he visto.

Si bien he dicho que está última parte es la mejor, tiene un pero negativo, aquí es donde más se acrecienta la parte religiosa/patriotista de Mel Gibson, dejando en un segundo plano la heroicidad para dar paso a la ayuda divina, cuasi milagrosa. No digo que el hombre no se encomendara hasta en Batman para afrontar la realidad que nosotros vemos en pantalla (yo lo haría), pero no me parece del todo objetivo los derroteros finales del director, no sólo religiosos, sino partidistas, ya que pone a los japoneses como auténticos monstruos y a los americanos como los salvadores. Pero, entiendo que es la visión del protagonista y del pelotón, por lo que eso queda bajo mi opinión más personal y no le resta que me parezca una película muy recomendable, en la que vemos un auténtico infierno en la tierra.

¿Le ponemos una nota? Para mí se quedará con el 8, porque a pesar de que la visión final de Mel Gibson no acabe de compartirla, sí que se “veo” la historia de Desmond Doss, un hombre que sin portar un arma, ni matar a una persona, fue capaz de salvar a 75 soldados heridos. Ojalá hubiera muchísimos como él, aunque ojalá tampoco hicieran falta y supiéramos convivir sin violencia. Difícil, pero ahí queda.

Anuncios

8 comentarios en “424. “Hasta el último hombre” de Mel Gibson”

    1. Totalmente, el mensaje no me convenció, sin embargo el conjunto creo que es muy recomendable, rodado de una manera muy formidable, con pocos efectos digitales y mucho esfuerzo por parte del equipo artificiero y demás. ¡Gracias por pasarte! Un saludo

      Me gusta

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s