★★★★★ | ¡Masterpiece!, Películas vistas en 2018

“Tres anuncios en las afueras” de Martin McDonagh

_Tres Anuncios en las Afueras_Final (888x1280)

445. Tres anuncios en las afueras (Three Billboards Outside Ebbing, Missouri). Martin McDonagh (2017). ★★★

Ganadora de 4 de los 6 Globos de Oro a los que optaba, “Tres anuncios de las afueras” ha empezado con éxito y ganas su particular carrera hacia los Oscar. Se llevó el galardón a ‘Mejor película – drama’, ‘Mejor Actriz – drama’, ‘Mejor guión’ y ‘Mejor actor de reparto’ [palmarés completo aquí]. También opta a 9 BAFTA, fue galardonada en el Festival de Venecia, San Sebastián o Toronto y forma parte del top 10 de AFI (American Film Institute). Y lo que le queda.

En un pueblo del Medio Oeste de USA, Ebbing (Missouri), Mildred Hayes (Frances McDormand) decide gastarse sus ahorros en contratar tres vallas publicitarias para poner en evidencia la incompetencia de la policía local, dirigida especialmente para el Jefe William Willoughby (Woody Harrelson). Han pasado siete meses desde la violación y asesinato de su hija, pero no sabe nada acerca de lo ocurrido. Estas tres vallas a la entrada del pueblo, no sólo servirán para divulgar un recordatorio, sino que será una guerra abierta llena de consecuencias.

El británico Martin McDonagh dirige y escribe esta película con un guión afilado y ácido, con momentos satíricos que pueden hacerte reír, ser divertidos, pero con un cúmulo inmenso de verdad, desgarro y dolor. Es impresionante todo lo que puede hacerte sentir, es algo que a pesar de ser el pan de cada día en muchos pueblos pequeños de EE.UU., lo puedes extrapolar a cualquier situación real que nos inunda actualmente, porque también puede ser nuestro problema.

Antes de nada. No es la típica película americana sobre asesinatos sin resolver y policías vagos. No es ‘True Detective’. No es “Fargo”, aunque podría ser una película de los Coen, bien por Frances McDormand o bien por lo intrincado de las situaciones en las que se pone a los personajes, pero no hay punto de comparación. Es igual a mucho, pero no es lo mismo. Puede que esta historia ya la hayamos visto, pero no con el poso que esta deja. O sí, quién sabe, no hay una verdad absoluta, pero sin duda, “Tres anuncios de las afueras” se merece una voz propia. Una vez aclarado todo esto, empezamos. Sin spoilers.  

La película comienza con un mcguffin, una mujer pasa por delante de tres carteles enormes de publicidad medio abandonados y decide alquilarlos. En ellas insta a la policía a resolver el atroz crimen cometido a su hija hace siete meses, donde en ese mismo lugar fue violada, asesinada y quemada, prácticamente delante de su casa.

Este hecho, el de los carteles, hará que surjan un buen puñado de reacciones. Por un lado tenemos la reacción de nuestra protagonista, Mildred, interpretada magníficamente por Frances McDormand (que si Saoirse Ronan no lo impide, puede catar Oscar), la cual intenta afrontar el sinsentido de la no respuesta, haciendo frente a la pasividad del cuerpo de policía alzando su voz, de una forma que llame la atención. Lo que haría cualquier madre. Aunque también la veremos flaquear, porque en este tipo de situaciones, a pesar de que haya un culpable, siempre se piensa en ¿qué podría haber hecho yo?, ¿cuál es mi parte de la culpa en esta historia?, ¿por qué no hice esto?, etcétera. Mildred hace un largo viaje durante la película, sin rendirse, pero intentando curar sus dolor.

Por otro lado tenemos al receptor del mensaje, el Jefe de Policía, interpretado por Woody Harrelson, el cual hace una gran interpretación. Este, a pesar de ser bastante competente, tiene sus propios problemas personales, aunque entiende perfectamente la reacción de Mildred. En contraposición está Dixon, interpretado por Sam Rockwell, el cual quiere acabar con los carteles a toda cosa, seguir con su vida de borrachera constante y meterse con altos, bajos, gordos, negros, delgados o blancos. Aún así, será una constante en la película, cuya evolución in crescendo, desde la oscuridad absoluta en la que su madre lo tiene retenido, a una especie de epifanía, será clave para atrapar al espectador.

Por último tenemos las demás reacciones. La del hermano e hijo de Mildred, interpretado por Lucas Hedges, que quiere resolverlo, pero le duele lo que ocurre, etcétera. El pueblo, posicionándose a favor o en contra de la llamada de atención, manifestándose muy airadamente. Sin olvidar, la investigación del caso, que aunque sea el macguffin, junto a los carteles, para contarnos algo, no está de más que avance.

Estamos en enero y aún queda mucho año de cine, pero tengo que admitir que esta película ha puesto el listón muy alto para las próximas producciones que vengan. De verdad, me ha gustado muchísimo la profundidad del guión y las interpretaciones principales, sobre todo Frances McDormand. La película no sólo habla de la venganza por la situación, creando pequeños momentos de locura, miedo e incluso odio, sino que también quiere reconciliarse, sanar ese dolor que se ha creado. Son muchas contradicciones y situaciones las que crea, pero deja un poso que merece la pena. Os lo prometo.

¿Le ponemos una nota? Creo que ponerle número no sería ni justo, para mí es una película de 5 estrellas, con un mensaje arrollador, momentos para enmarcar, diálogos apasionantes, sarcásticos y que dejan huella, aderezado con una magníficas actuaciones encabezadas por Frances McDormand, una fotografía sorprendente de Ben Davis y una dirección y voz a cargo de un gran Martin McDonagh. Técnicamente sin quejas. Recomendadísima. Imprescindible.

 

 

Anuncios

11 comentarios en ““Tres anuncios en las afueras” de Martin McDonagh”

  1. No era un reproche si ha sonado así :/
    Entiendo que no se puede hablar de todo sin escribir un testamento, simplemente lo he comentado porque me llamó mucho la atención el uso de la música en la peli ^^

    Le gusta a 1 persona

  2. No había querido leer la crítica hasta no ver la película en el cine, y estoy de acuerdo en muchas cosas de las expuestas. Tras ver ayer El instante más oscuro y Tres anuncios en las afueras (en ese orden y con pausa para cenar), volví a casa pensando que la primera es una película sobre la realidad, y se nota, mientras que la segunda es la realidad hecha película.

    Como en la vida misma, las situaciones que plantea son grises y pueden pasar del humor al drama en un instante, y los personajes tan magníficamente interpretados permiten empatizar plenamente con ellos y comprender sus motivaciones y actos. Creo que habrá pocos espectadores que no se dejen llevar por el carrusel de emociones que tan hábilmente maneja el director ni disfruten del viaje.

    Eso sí, lo único que hecho en falta en tu crítica es haber mencionado el grandísimo uso de la música que hay en la peli, no solamente la ambiental sino también la que se usa con gran efecto en un par de escenas.

    Le gusta a 1 persona

    1. No puedo estar a todo, es difícil no excederse en caracteres, porque tampoco quiero que sean larguísimas, porque aburren, pero quiero tocar todo. En una hay más debate interno, en otras puedo nombrar más aspectos técnicos… Gracias por pasarte a comentar :)

      Me gusta

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s