★★★½ | Supera la media, Películas vistas en 2018

“Pero que todos sepan que no he muerto” de Andrea Weiss

1

454. Pero que todos sepan que no he muerto (Bones of Contention). Andrea Weiss (2017). ★★★½

No sé si ya lo había dicho, creo que no, porque aún no publiqué la crítica de la película “La Novia” de Paula Ortiz, pero lo digo ahora. Lorca, es de mis autores favoritos, sabe llegarme como otros autores no y lo descubrí estudiándolo, sí, pero lo de leerlo fue elección propia y eso, es algo de lo que siempre me he sentido orgullosa. Por lo que cuando contactó conmigo la distribuidora 39 Escalones Films para ver este documental, no pude resistirme.

Andrea Weiss escribe y dirige “Pero que todos sepan que no he muerto (Bones of Contention)”, la primera película de no ficción que explora el tema de la memoria histórica, centrándose en la represión del colectivo LGTB durante el franquismo y tomando como nexo de unión la figura y la poesía de Federico García Lorca.

En el documental tenemos la intervención de Laura García Lorca, la presidenta de la Fundación García Lorca, Emilio Silva, el fundador de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, a Antoni Ruiz y Silvia Reyes, encarcelados durante el régimen por su sexualidad, Isabel Franc y Empar Pineda, activistas en favor de los derechos LGTB y Fernando Valverde, un poeta y estudioso de Lorca, entre otros.

En los bordes de muchos caminos de España, enmascarados por kilómetros y kilómetros de pinos, se esconden multitud de sepulturas en las que más de 120.000 víctimas del régimen franquista fueron enterradas. Hoy las familias de estos desaparecidos lideran un movimiento para descubrir e identificar los huesos de sus seres queridos.

Invisibles a los ojos pero siempre presente en la mente de estas familias, estas fosas comunes de los desaparecidos son una metáfora apta para acercarnos al enigma de la memoria histórica: ¿Cómo puede superar un país las rencillas de un pasado que se esconde de forma deliberada?, ¿Por qué se ignora?, ¿Por qué se olvida?, ¿Por qué?

La película teje dos hilos narrativos: por un lado la campaña del movimiento de la memoria histórica para descubrir el pasado y por el otro la búsqueda de las vidas ocultas de lesbianas, gays y transexuales bajo el mandato de Franco.  Dos hilos que se conectan a través de la figura de uno de los poetas más relevantes de España: Federico García Lorca, quien fue asesinado por un pelotón de fusilamiento durante las primeras semanas de la Guerra Civil española. El misterio sobre sus restos desaparecido y su significado constituyen la columna vertebral narrativa del documental, ya que se ha convertido en un símbolo tanto para el movimiento de la memoria histórica como para el movimiento LGTB.

Las generaciones ya nacidas a partir de (más o menos) los 80’s o 90’s somos “víctimas” del olvido y la ignorancia, ya que de cierta forma, no nos toca de cerca todo lo que ocurrió durante la Guerra Civil, ni la postguerra. Mis padres vivieron durante la etapa final del franquismo, pero tampoco recuerdan vívidamente esa época, eran pequeños. Mi abuelo me contó muchas historias, vivencias, pero esa generación, la que vivió toda la injusticia de la guerra y posguerra en sus carnes, están muertos o muriendo y para nuestra desgracia, eso es olvido, por muchas cosas que nos transmitieran. La justicia hacía las víctimas, es algo que se debería haber reconocido, encausado y juzgado. Pero no, hay que tener casi 18 años, haber querido seguir con tus estudios académicos, para llegar a estudiar el franquismo en 2º de bachillerato, donde las víctimas tampoco tienen un gran peso en la historia.

Volviendo de nuevo al documental, el cual está narrado por Miguel Ángel Muñoz, la verdad es que me ha gustado, es muy interesante conocer historias anónimas de gente que sufrió la represión por sexualidad, conocer la postura de los que quieren saber  a través de la memoria histórica  y es muy emotivo que se utilice a Federico García Lorca como voz para unir los hilos conductores del documental. Además, tampoco es exageradamente largo, dura apenas 70 minutos. Ha sido un recorrido muy ameno, apoyándose en esa gran figura para dar voz a todas las víctimas.

¿Le ponemos nota? Para mí se quedará en 70/100. Creo que es un documental muy necesario de ver, sobre todo para la gente de las generaciones actuales que son más propicias al olvido y la ignorancia, para saber que las libertades que ahora tenemos, que tiene el colectivo LGTB han sido por la lucha de gente, que no han venido dadas por ciencia infusa.

 

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s