★★★★ | Muy, pero que muy buena, Películas vistas en 2018

“El sacrificio de un ciervo sagrado” de Yorgos Lanthimos

1

461. El sacrificio de un ciervo sagrado (The Killing of a Sacred Deer). Yorgos Lanthimos (2017). ★★★★

El director griego Yorgos Lanthimos, el cual dirige, co-escribe y co-produce “El sacrificio de un ciervo sagrado”, colabora por segunda vez con Colin Farrell, tras el éxito crítico y comercial de “The Lobster (Langosta)”. A su vez, el actor, venía también de co-protagonizar junto a Nicole Kidman (Kristen Dunst, Elle Fanning…), la última película de Sofia Coppola, “La seducción”. Por cierto, desde su nominación a los Oscar por “Lion”, estrenada a finales de 2016, Nicole Kidman está teniendo un resurgir cinematográfico y seriéfilo muy interesante, que por otro lado, ya iba siendo hora.

Steven (Colin Farrell), un eminente cirujano cardiológico, está casado con Anna (Nicole Kidman), una oftalmóloga respetada. A ellos les va bien y llevan una vida familiar feliz y sana con sus dos hijos, Kim (Raffey Cassidy) y Bob (Sunny Suljic). Steven entabla amistad con Martin (Barry Keoghan), un chico de dieciséis años sin padre y a quien ha tomado bajo su ala. Las cosas toman un giro siniestro cuando Steven presenta a Martin a su familia, su mundo gradualmente se convierte en un caos y Steven se ve forzado a hacer un sacrificio impactante o correr el riesgo de perderlo todo.

La película desde los primeros compases es inquietante y la música a cargo de Thimios Bakatatakis, apenas perceptible pero que evoca al desasosiego, ayuda. Colin Farrell es un cirujano cardiaco amigo de un chaval de 16 años, interpretado por Barry Keoghan, el cual transmite una mala espina impresionante. Los vemos conversar, hablar de trivialidades, pero siempre con cierta incomodidad por parte del personaje de Farrell, Steven, cosa que transmite también al espectador. Poco a poco, iremos descubriendo cosas en relación a ambos, como por ejemplo que Steven fue doctor del padre del chaval y que este tiene cierta dependencia fraternal hacia el doctor.

Por otra parte Lanthimos nos muestra el día a día de Steven con su mujer, interpretada magistralmente por Nicole Kidman, las rarezas de su matrimonio, quien es el ojito derecho de cada padre, la relación con sus hijos y demás, sin descuidar en ningún momento la obsesión de Martin por el doctor, hasta que la cinta se transforma de inquietante a perturbadora. Llegado a un momento de colisión, Steven tendrá que elegir sacrificar algo muy querido para que todo lo que tiene, pueda seguir como está.

No he querido profundizar mucho en la trama, porque es digna de ir descubriendo. “El sacrificio de un ciervo sagrado” me ha parecido un ejercicio cinematográfico muy calmado, se toma su tiempo para mostrarnos todas las partes implicadas, con multitud de detalles, llegando a ser atosigante e inquietante. Sin que apenas pase nada, trasmite mucha ansiedad a través de zooms, travelings, largos pasillos, reflejos, colorimetría y planos estáticos milimétricamente encuadrados a la perfección. Poco a poco va cargándose una atmósfera irrespirable que sabes que tiene que explotar por algún lado. De cierta forma, me ha recordado a Kubrick, no sólo por reclutar a Nicole Kidman y hacérnosla ver a través de un reflejo, sino por ciertas planos y la forma en la que está rodado. Aunque también creo que el tramo final es un guiño a una (dos, si contamos el propio remake del director) de las películas más destacadas de la filmografía de Michael Haneke.

Dejando de lado comparativas y técnicas, me da la sensación de que Yorgos Lanthimos y Efthymis Filippou, no se han ido a pensar muy lejos de casa la trama de la película, ya que recuerda a una tragedia, de estas tan vengativas e incluso irracionales que hemos leído en relatos mitológicos griegos. Cosa que de cierta forma ha sido, un atrayente para mí, como conocedora y lectora de este tipo de literatura desde hace años. También es un punto muy a favor, que queda lejos de una película comercial, amparada en convencionalismo, sabe hacerte reflexionar (vamos si lo hace), ponerte en diversos puntos de vista, de cierta forma, pasamos por todos los personajes sabiendo cuál es su postura en torno al misterio, para acabar la cinta sin una respuesta correcta, sino una invitación para que el espectador lo desgrane de camino a casa. A mí este cine, me gusta mucho, de ahí que no sea 100% parcial.

¿Le ponemos una nota? Para mí se quedará en 75/100, casi rozando las cuatro estrellas, aunque se las haya puesto al principio. Es un relato hipnótico, inquietante y perturbador, con respuestas ilógicas frente a la racionalidad del espectador, cosa que nos irritará, conmoverá y nos hará pensar. Como he dicho, no es un cine que guste a todos los espectadores, es demasiado estático, muy rico en detalles, planos milimétricos, secuencias frías y una atmósfera muy agobiante, tienes que ser un “poquito masoquista” para vivir este viaje que propone Yorgos Lanthimos.

 

Anuncios

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s