★★★½ | Supera la media, Películas vistas en 2018

“Bohemian Rhapsody” de Bryan Singer

482. Bohemian Rhapsody. Bryan Singer (2018). ★★★½

No voy a empezar con el típico comentario que he visto muchísimo desde el estreno de “Bohemian Rhapsody” (que no cuestiono), sobre mi fanatismo hacía la banda de toda la vida. Es mentira, conozco un puñado de canciones, me gusta su sonido pero no ha llamado nunca para ponérmela en bucle, he leído sobre Freddie Mercury y la banda, nivel Wikipedia, pero no me considero fan, es más, entré al cine a verla por casualidad, sin ninguna expectativa, con la intención de echar la tarde.

Años 70. El cantante Freddie Mercury (Rami Malek), el guitarrista Brian May (Gwilym Lee), el batería Roger Taylor (Ben Hardy) y el bajista John Deacon (Joseph Mazzello) forman la banda británica de rock Queen. A partir de ahí, es una crónica del meteórico ascenso al Olimpo musical de esta banda a través de sus icónicas canciones y su revolucionario sonido, desde que Mercury se uniera a May y Taylor, hasta el macro-concierto Live Aid de 1985 en Wembley.

Bryan Singer (o Dexter Fletcher, aún no estoy segura, ya que los créditos en la película se la otorgan al primero, pero lo despidieron, en “revistas serias” lo ignoran en favor del segundo… así que no sé) nos trae un biopic al uso, sin artificios, con ciertas licencias narrativas en favor de la historia, que empieza enseñándonos la salida de la banda al concierto Live Aid en 1985, para hacer una retrospectiva al comienzo, 1970, para contarnos la formación de la banda y cómo llegaron a ese momento.

Farrokh Bulsara, más conocido como Freddie Mercury, interpretado magníficamente por Rami Malek, es un joven de origen parsi que trabaja descargando maletas en el aeropuerto. Un día conoce en un local nocturno a Roger Taylor y Brian May, parte de la banda Smile, la cual acaba de perder a su vocalista y a la que se une y más tarde lo hace John Deacon, renombrándose como Queen. Juntos deciden vender su furgoneta, con la cual hacían bolos locales, para producir su primer disco, el cual los catapultará. Veremos la relación de Freddie con Mary Austin, Paul Prenter, John Hutton, la evolución musical y personal de la banda, el distanciamiento y demás problemas previos al mítico concierto Live Aid.

Como bien he dicho antes, la película no nos cuenta nada que no supiéramos, por muchas licencias que se tome el guionista Anthony McCarten, la historia es la que es y al final todo tiene que cuadrar. La narración es lineal, sin complicaciones, lo que no molesta, porque hacemos un repaso por lo más importante de la banda, pero con conexión gracias a la música. La parte de la dirección es resolutiva, muy correcta, evocando a momentos existentes, por lo que está muy cuidada, sobre todo el colofón de la película, hay planos milimétricos, por lo tanto chapó por transportarnos sin haberlo vivido a un concierto de Queen (hablo por mí).

Respecto al casting, entre los que tenemos a Lucy Boynton, Gwilyn Lee, Ben Hardy, Joseph Mazzello, Aidan Gillen, Tom Hollander o Mike Myers, bastante correcto he de añadir, queda en un segundo plano tras la figura que interpreta Rami Malek, este se come a todos. Malek se echa la película a la espalda y nos trae a un Freddie Mercury muy bien aprendido, aunque a veces no se parezca, con la actitud y los gestos interiorizados, mimetizados, está muy bien resuelto, es un plus buenísimo con el que contar.

Junto a Rami Malek, tenemos a un coprotagonista que sin su ayuda no habría sido posible: la música de Queen. Te transporta, emociona y envuelve, sirve para mostrar estados de ánimo en las escenas, como diálogo entre el espectador y la cinta, como nexo de unión, sin duda un personaje más que te cautivará. Con poco que conozcas de su música, seguro que sales cantando “Oh mama mia, mama mia, mama mia let me go”.

¿Le ponemos una nota? Para mí se quedará en 75/100 porque sin esperar nada, me ha gustado bastante, no creo que me haga fan a estas alturas, pero no descarto que caiga algún disco en mis manos. A ver, entiendo que para los fans más puristas de la banda les sea insuficiente, le falten cosas importantes o se tome demasiadas licencias narrativas, pero es que es difícil. Yo veo la película como un homenaje sin pretensiones, que pretende acercar la figura de Mercury y la música de Queen, sin meterse en berenjenales mediáticos y personales, envuelto en un bonito paquete de admiración y buenrollismo. Creo que no esperar nada, es lo que hace que haya sido una experiencia tan intensa y recomendable, no me extrañaría que Rami Malek estuviera entre los nominados a ‘Mejor actor’ en diversas listas.

2 comentarios en ““Bohemian Rhapsody” de Bryan Singer”

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s